TEMAS DE INTERÉS

El turismo sostenible es el desarrollo de una actividad recreacional responsable, que integra ejes importantes como el de conservar los recursos naturales y culturales, sostener el bienestar local asegurando una viabilidad económica y sensibilizar a través de educación e interpretación ambiental a los visitantes y gestores de la actividad.

Nace así el ecoturismo como la actividad que se enfoca directamente en áreas rurales y prístinas y que por sus características, además de cumplir con los ejes de un turismo sostenible, garantizan una responsabilidad ambiental y social de los atractivos naturales y de quienes tienen la oportunidad de visitarlos.

El Ecuador está entre las primeras naciones que por unidad de superficie alberga una alta cantidad grupos taxonómicos. Por kilómetro cuadrado el país alcanza el primer lugar en casi todos los grupos de flora y fauna.

Por lo mencionado, el Sistema Nacional de Áreas Protegidas es la principal estrategia de conservación que resguarda la Biodiversidad del país; especies, poblaciones, comunidades y ecosistemas que aseguran la oferta de una gran cantidad de servicios ecosistémicos: regulación hídrica, mitigación y adaptación al cambio climático, generación de energías renovables, provisión de proteína, materias primas, goce y disfrute del paisaje natural, entre otros.

La impresionante biodiversidad del Ecuador se explica porque dentro de sus fronteras coinciden algunos fenómenos geográficos y climáticos que han estimiulado la presencia de innumerables especies:

  1.  la ubicación del país en la zona tropical del planeta,
  2.  la presencia de la cordillera de los andes,
  3.  la confluencia de corrientes marinas frente a las costas,
  4.  la variedad genética por aislamiento de barreras físicas

 

Las áreas naturales protegidas se han convertido en importantes laboratorios de investigación.

Su biodiversidad ha sido estudiada por cientos de científicos tanto nacionales como internacionales sobre en todo en temas referentes a Ecología, Botánica, Zoología y Biología.

El Ministerio del Ambiente, con la construcción de los lineamientos estratégicos nacionales de Investigación Ambiental "LENIA", ayuda a priorizar y planificar la investigación ambiental, con el fin de contribuir al fortalecimiento de la generación, aplicación y direccionamiento del conocimiento; para el mejoramiento de la calidad del entorno, apoyando de esta forma al desarrollo sostenible del buen vivir.

(Ron, K y T, Escarabay. 2014. El Biocomercio, un mecanismo para la conservación. pp. 276 El país de la Biodiversidad: Ecuador.

El Biocomercio es el conjunto de actividades de recolección, producción, procesamiento y comercialización de bienes y servicios derivados de la biodiversidad nativa bajo criterios de sostenibilidad ambiental, social y económica.

Este se diferencia del comercio tradicional en que no piensa solamente en sus utilidades y/o ganancias, sino también en promover el desarrollo humano y económico de la población local sin atentar contra el equilibrio natural y la diversidad biológica.

A nivel mundial el comercio de bienes y servicios de la biodiversidad està en aumento, debido a la mayor demanda que existe por la marcada preferencia por los productos naturales, orgánicos, ecológicos y amigables con el ambiente.

Para el Ecuador el Bicomercio constituye una oportunidad para desarrollar estrategias de negocios que incrementen la competitividad, faciliten la articulación de actores y generen beneficios ambientales, sociales y económicos.

En las áreas protegidas la eduación ambiental se convierte en uno de los pilares fundamentales de la interacción con las poblaciones que se encuentran tanto dentro como en la zonas aledañas de las áreas protegidas.

Además, sirve como medio para visibilizar la función e importancia de las áreas protegidas y los recursos que éstas alberganbuscando generar concienciación sobre la conservación y aprovechamiento sustentable de dichos recursos.

Fechas como Día del Ambiente (5 de junio), día Mundial de los Humedales (2 de febrero), día Mundial del Agua (22 de marzo), entre otras, son conmemoradas en diferentes eventos por miembros del Ministerio de Ambiente, recordando a la población y a sus autoridades el compromiso que debe existir por la protección de la naturaleza, en dichos procesos, llegar a los niños con los mensajes de cuidado y conservación son uno de los principales objetivos, siendo indispensable integrar los diferentes niveles y tipo de educación.

Pese a que el Programa Aula Verde está destinado a la capacitación de funcionarios que trabajan dentro de áreas protegidas, existen capacitaciones que se brindan fuera de este programa con la finalidad de cubrir requerimientos estrategicos para la gestión de áres protegidas y que se acoplan de acuerdo a la necesidad y realidad de cada área.

Así también, a fin de visibilizar al área protegida hacia las poblaciones aledañas se ejecutan talleres de capacitación que pemiten coordinar una gestión efectiva del área, permitiendo en unos casos, brindar alternativas de producción sostenible, liderazgo, desarrollo y ejecución de proyectos y más.

En la visión del Plan Estratégico del Ministerio del Ambiente se incluyen los criterios de sostenibilidad basados en la conservación biológica, el mantenimiento de los servicios ambientales, el uso sustentable de los recursos naturales, la participación social.

Sostenibilidad financiera es la capacidad de asegurar recursos financieros estables y suficientes a largo plazo, y distribuirlos en tiempo y forma apropiada para cubrir los costos totales de las áreas protegidas, directos e indirectos, y asegurar que sean manejados efectiva y eficientemente según sus objetivos de conservación y manejo (Adaptada de Emerton et al, 2006).

La Constitución del Ecuador del año 2.008 reconoce los Derechos de la Naturaleza. Este criterio es acogido en el Plan Nacional del Buen Vivir en el Objetivo IV: “Garantizar los Derechos de la Naturaleza y promover un ambiente sano y sustentable”. Se enfatiza que el principio de Sumak Kawsay o Buen Vivir sea acorde con el desarrollo endógeno en base al aprovechamiento sustentable de los recursos naturales.

Dentro del contexto de un modelo de gestión, la sostenibilidad financiera del SNAP es una de las aristas que, a través de una adecuada planificación, garantiza la captación de recursos necesarios para la conservación de las áreas protegidas ( y del sistema en general) en cuanto a la gestión de los programas de manejo y un adecuado mantenimiento de la infraestructura existente.

El clima de la Tierra siempre ha estado cambiando, pero ahora parece que lo hace de manera más rápida y peligrosa. Las variaciones planetarias del clima tienen causas naturales y también se generan por la acción de los seres humanos; se producen a diversas escalas de tiempo y afectan a la temperatura, la lluvia, la nubosidad y las corrientes marinas.

El cambio climático tiene una particularidad adicional: existe una gran incertidumbre, es decir, no se sabe con certeza cómo ni cuándo serán afectadas las personas individualmente, las sociedades, los ecosistemas y la naturaleza en general, aunque ya se han documentado ciertas tendencias.

Este proceso es considerado una de las mayores amenazas sobre la diversidad biológica. Según el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC), muchas especies de fauna y flora están en peligro de extinción por causa del cambio climático y sus efectos asociados. Esto puede tener impactos no solamente sobre la biodiversidad misma, sino sobre el cumplimiento de funciones y servicios ambientales que son claves para el desarrollo humano: la provisión de agua potable, alimentos y medicinas, la regulación hídrica y climática, y la protección contra la erosión e inundaciones, entre varios.

Las áreas protegidas del Ecuador son indispensables para: la conservación de la diversidad biológica y la provisión de servicios ambientales ante escenarios de clima cambiante. Por eso es fundamental el fortalecimiento del Sistema Nacional de Áreas Protegidas como un componente estratégico que contribuya a reducir la vulnerabilidad de la sociedad y del patrimonio natural del Ecuador  al cambio climático. Tanto la sociedad como los ecosistemas necesitan empezar adaptarse al cambio climático a través de distintas estrategias que disminuyan sus efectos potenciales.

Para que el cambio climático sea menos drástico, la sociedad tiene que reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) los mismos que provienen principalmente de la quema de combustibles fósiles (carbón mineral, petróleo y gas) y de la deforestación. En la reducción de los GEI, las áreas protegidas tienen un papel importante: pues son los ecosistemas los que capturan y almacenan dióxido de carbono, uno de los GEI más abundante.

Los bosques, páramos, y manglares conservados en el SNAP son los ecosistemas fundamentales en la mitigación y la adaptación al cambio climático del Ecuador, gracias a que capturan GEI y a que regulan la provisión de servicios ambientales como el agua.